miércoles, 13 de enero de 2016

Sólo era un juego...

Algunas veces la constancia y la paciencia dan sus frutos, como le pasó a Jerry, un joven norteamericano que vivía en un pueblo de Illinois. 
En realidad Jerry no había destacado nunca en nada de las muchas actividades que había emprendido, ya fueran deportes ó actividades más intelectuales. 
Sin embargo todo cambió cuando en su octavo cumpleaños su padre le regaló su primer ordenador y una conexión a Internet.
Allí descubrió todo un mundo de juegos en red. En lugar de quedar con sus compañeros de la escuela, cuando acababa las clases, montaba en su bicicleta y salía disparado hacia casa para hacer los deberes a todo correr y luego arrancar el ordenador y sumergirse en la realidad virtual de los juegos. Le fascinaban, sobre todo, los simuladores de vuelo y los juegos de combate aéreo.
Con el tiempo había comprado una palanca de mando y unos pedales para poder controlar su avión virtual.

Conocía ya a los mejores jugadores de la red y de ellos había aprendido mucho, por haber compartido con ellos muchas misiones.
Fue entonces cuando vio el anuncio en la página web a la que se conectaba para jugar: ofrecían un casco con visor 3D y un mando especial a quien sacara la mejor puntuación.
Afortunadamente para él, las clases se acabaron y empezaron las vacaciones de verano. Así pudo dedicar muchas horas a las distintas misiones de combate. Y un mes después, quedó primero en el concurso, junto a “Barón Rojo” y “Spitfire”. Afortunadamente, los tres tuvieron premio.
Dos días después Jerry recibió una caja. En su interior, estaba el mando, el casco y una carta.

  Estimado campeón:

  Nos complace enviarte los premios obtenidos por tu extraordinaria puntuación.
Esperamos los disfrutes y te ayuden a mejorar aún más tu juego, ya que lo necesitarás para poder competir con los otros dos ganadores en una misión que hemos desarrollado únicamente para vosotros, los mejores.
Te damos dos días para que puedas probar y habituarte al uso de la nueva palanca - en realidad un verdadero mando de avión - y del casco 3D.
En unos dos días te enviaremos un correo, citándote para la nueva misión.

Recibe nuestra enhorabuena.

No pasaron diez minutos y Jerry ya había instalado los nuevos dispositivos y los estaba probando. Al principio llegó a marearse con el casco, cada vez que hacía una barrena con el avión, dado el realismo de lo que veía, que le hacía sentirse en la cabina del bombardero que pilotaba. No tardó en contactar con “Barón Rojo” y “Spitfire”, tan encantados como él con los premios.
Dos días más tarde recibió el mail en el que se le asignaba la misión especial. Consistía en el bombardeo de una base enemiga, muy protegida por helicópteros y cazas enemigos.
Y al día siguiente, a las 14 PM Jerry, con sus dos amigos, despegaron de un portaaviones rumbo a la base enemiga.
Inmediatamente, Jerry abrió la ventanilla de mensajes para comunicarse con sus compañeros:

Jerry: ¡hola chicos!. ¿Cómo os va?.
Barón Rojo: Todo bien por aquí. ¡Es una flipada este casco!. 
Spitfire: Por aquí todo bien. Ya estaba harta de tanta inactividad. Por fin un poco de acción.
Jerry: ¿Harta?.
Barón Rojo: ¿Eres una chica?.
Spitfire: Claro que lo soy. ¿Ahora os enteráis?. No escogí Spitfire por el avión. Lo escogí por “fiera”, que es lo que significa.
Barón Rojo: ¡Joder!.
Jerry: ¡Joder!.

Pronto llegaron a las inmediaciones de la base enemiga. Habían convenido que Barón Rojo y Spitfire distraerían a la aviación enemiga mientras Jerry intentaba llegar a la base. La lucha era cruenta: muchos helicópteros disparaban contra ellos y tenían que ir esquivando continuamente los proyectiles. Sin embargo, poco a poco, consiguieron reducir, con disparos certeros, el número de ellos.
Pero no tenían demasiada munición y pronto tuvieron que alejarse.
Mientras, Jerry estaba sobrevolando ya la base. Apuntó al edificio central y lanzó un misil. Luego siguió disparando a los edificios colindantes hasta que acabó la munición.
Se alejó de ahí a toda velocidad Al hacerlo, vio que un caza estaba detrás suyo. Buscó en el panel de mandos frenéticamente, rezando por encontrar algún proyectil de algún tipo, que no hubiera utilizado. Miró atrás y vio salir del caza un misil en su dirección. Tiró de la palanca hacia abajo y vio que el misil hacía lo mismo. Vio un helicóptero y fue hacia él, estando ya el misil a pocos metros de su avión. Al llegar al helicóptero, tiró de la palanca hacia arriba y vio como el misil explotaba al colisionar con el helicóptero. 
En lo alto vio el caza enemigo. Apuntó y disparó la única arma de la que aún tenía munición: la ametralladora. No soltó el gatillo hasta que no se le acabaron las balas.
Entonces vio con alivio que el caza empezaba a arder. Subió todo lo que pudo y puso rumbo a su base.

Spitfire: ¡Jerry!, ¡Barón Rojo!. ¡Nos han tomado el pelo!.
Jerry: ¿Qué dices, Spitfire?.
Barón Rojo: ¿Qué pasa?. 
Spitfire: ¡Esto no es un juego!. ¡Estamos pilotando un dron de verdad!. ¡El ataque ha sido real!.
Barón Rojo: ¡Anda ya!. ¿Qué has tomado para merendar?. ¿Alguna pastillita?.
Spitfire: Estoy viendo en la tele la CNN y están dando exactamente las mismas imágenes que hemos visto en el “juego”.
Jerry: Pero cuando íbamos hacia allá os veía y no erais drones. Eran aviones de combate normales.
Spitfire: Claro, pero a otra escala. Mucho más pequeños. En el cielo no se notan los tamaños. ¡Esperad!. Voy a poner volumen a la tele.
Barón Rojo: Vale.
Spitfire: Hablan de un ataque que se acaba de hacer en Irán contra una base enemiga.
Jerry: ¿Y hemos sido nosotros?. ¡Que hijos de puta!. 
Barón Rojo: ¡Sin saberlo hemos matado a un montón de gente!. ¡Cerdos!, ¡cabrones!.
Jerry: Voy a estrellar mi avión. Por lo menos que paguen lo que han hecho con nosotros. ¿Que vale un dron?.
Spitfire: Millones, creo. Yo voy a hacer lo mismo.
Barón rojo: Y yo. No creo que nadie nos diga nada. Al fin y al cabo estábamos jugando…
Jerry: ¡Ahí voy!.
Spitfire: ¡Voy!.
Barón Rojo: ¡Y yo!. ¡Hasta pronto, amigos!.


“Lo sentimos. Ha fracasado en la misión”.
“Muchas gracias por participar”.

Jerry no ha vuelto a volar en ningún simulador de combate. De hecho, en el cubo de basura de su casa, están el casco y el mando de avión.

domingo, 28 de junio de 2015

El deceso del presidente

- ¿Dónde estoy? - una luz cegadora iluminaba el lugar en el que se encontraba, que parecía no tener límites.

- ¡Presidente!. ¡Presidente!. ¿Que se siente al abandonar la vida? - un corro de periodistas lo rodeaban, algunos filmando con sus cámaras de vídeo, otros con sus cámaras de fotos y el resto, con sus blocs de notas en una mano, el bolígrafo en la otra, preparados para anotar sus palabras.
- ¿La vida?. ¿He abandonado la vida?. Estáis equivocados. No he abandonado la vida. Más bien la he aplazado hasta que encuentren remedio a mi enfermedad. He sido criogenizado, aunque de forma secreta. España no puede perder a un estadista como yo.

- ¿Que destacaría de su vida? - preguntó un periodista.
- Básicamente, mi amor al país, mi entrega a la patria y los logros obtenidos durante mi mandato. Durante mi presidencia conseguí reducir el déficit económico...
- A base de crear una burbuja inmobiliaria.
 
- ¿Quién es usted?. ¿A que periódico representa? - contestó airado el presidente -. Me aseguraré de que no vuelva a aparecer en una rueda de prensa.
- Creo que no ha entendido nada, presidente. Ya no hay ruedas de prensa. Los muertos no acostumbran a celebrarlas. Lo de aquí no es otra cosa que un homenaje a su ilimitado ego, cocinado por cierto, por su subconsciente que no tiene reparo alguno en organizarle esta surrealista fiesta de despedida.
- ¿Hay más preguntas? - preguntó el presidente.
- Si - contestó una periodista -. ¿Encontró armas de destrucción masiva en Irak?.
- Siempre la misma pregunta - contestó el presidente, irritado -. No las encontramos, pero liberamos al mundo de una gran amenaza.
- ¿A pesar de que la ONU no viera la necesidad de semejante ataque?. ¿Incluso cuando medio país se manifestó en contra de ir a la guerra?.
- Yo estaba en el meollo del asunto y sabía que tanto la ONU como el pueblo español se equivocaban. Por eso los obvié al tomar mis decisiones. Preferí confiar en George y en Tony. Y será mejor que abandonen este tema, que ya ha sido desmenuzado en demasía.
 
- ¿Cómo ve el futuro de su partido, ahora que está en el gobierno?.
- Creo que está en buenas manos. Conste que el palurdo que ejerce de presidente...
- Lo puso usted - interrumpió un periodista.
- Lo puse yo y conste que elegí lo mejor que había entonces.
- ¡Joder!. ¡Como deben ser los demás!. ¡Si el presidente actual todavía cree que Nietzsche es un futbolista alemán!.
- No aceptaré comentarios sarcásticos. Debo decir que mi sucesor está llevando muy bien su tarea. Ha mejorado la sanidad, la educación...
- ¿A base de privatizar los centros, poniendo a sus amigos y familiares en los hospitales?. ¿A base de impedir que la gente sin recursos pueda acceder a una educación universal y gratuita?. 
- Mire usted. Durante siglos nuestro país se ha movido de la misma forma que ahora. Es evidente que hay dos clases muy diferenciadas: las de élite y la clase obrera. Si naces para ser camarero o peón, ¿para que necesitas cultura?. "Al obrero pan y mierda: y si protesta, quítale el pan".
- No es por nada pero los mejores científicos y médicos del mundo son españoles y no precisamente, de aquella clase que usted denomina élite.
- Y espero que pronto descubran la forma de solucionar mi enfermedad y así pueda regresar a la patria. Señores. Lamento dejarles pero creo que ya va tocando un poco de descanso tras tantos años de desvelos por la patria.
 
El presidente se desvaneció, al igual que el grupo de periodistas mientras le susurraba al periodista mas cercano:
- ¿Quien coño es ese Nietzsche?. ¿No será de Podemos?.

Allí quedó una presencia: el subconsciente.
Durante un lapso de tiempo regresó al mundo de los vivos y observó la cámara de criogenización en la que un nutrido grupo de doctores se estrechaban las manos, tras haber realizado su trabajo con éxito. Luego se marcharon, dejando únicamente a un enfermero. Ëste, una vez se aseguró de estar solo, abrió la cubierta que tapaba el cuerpo del presidente y empujó un aparato con ruedas hacia el cuerpo inerte. Luego introdujo un tubo por la nariz del presidente y puso en marcha el aparato.
Cuando terminó, dejó todo como estaba y puso de nuevo la cubierta.
El subconsciente vio como el hombre salía del centro con una bolsa de plástico,
A última hora de la tarde, el enfermero visitó la granja de un amigo y le ayudó a dar de comer a los animales, entre ellos a los cerdos, quienes devoraron el pienso sin darse cuenta de que, mezclado con el mismo, estaba el contenido de la bolsa que había sacado del centro de criogenización: el cerebro del presidente.

El subconsciente se desvaneció en el vacío con una sonora carcajada. 

domingo, 17 de agosto de 2014

La transición

Al abrir los ojos, una luz intensísima le hizo pestañear. Esperó a que sus ojos se adaptaran a esa luz cegadora y volvió a levantar los párpados. Entonces vio a una mujer en el centro de aquel pasillo de luz.
Vestía una sencilla túnica blanca y su rostro reflejaba una gran serenidad, principalmente a través de sus enormes ojos verdes y una gran sonrisa que mostraba sus blancos dientes.

- Estoy muerto, supongo - dijo Jorge.
- Si - contestó ella, sin dejar de sonreír.
- Me lo imaginaba. Nadie en su sano juicio pondría una luz tan potente en este recinto. En el país en el que he vivido hasta hoy, me hubieran pegado una clavada en la factura de la luz que hubiera necesitado dos vidas para pagarla. ¿Quién eres, por cierto?.
- He venido a recogerte, como hago con todos los que acaban su vida. Luego los llevo a su destino.

- Y ¿cuál es mi destino? - preguntó Jorge.
- Eso lo has de saber tú. Supongo sabrás si has sido buena ó mala persona.
- ¿En que influye mi comportamiento?.
- Conoces, supongo, lo que es cielo e infierno.
- ¡No me digas que esa pandilla de pederastas tenían razón! - gruñó Jorge indignado -. ¡Pero si no hay por dónde coger esa religión!. De todas formas, si esa religión es verdadera, me corresponde ir al limbo, al no estar bautizado. Aunque... ahora que recuerdo, lo abolieron. Vamos. Que tenemos un problema para saber donde encajo.

La mujer soltó una carcajada.
- Te estaba haciendo broma, Jorge. Aquí funciona la reencarnación, el Karma, el Dharma y el nirvana, por reducir un tema tan amplio a unos pocos conceptos.
- Budismo, vamos.
- No exactamente, pero coincidimos en lo básico.
- Es decir que me he de ir reencarnando y vivir otras vidas hasta llegar al nirvana...
- Exacto. Y limpiar el Karma que hayas ido acumulando en vidas anteriores.
- ¿Puedo elegir destino? - preguntó Jorge.
- ¿Cómo?.
- Me gustaría ir a un planeta civilizado. Donde no haya guerras, las personas sean humanas...
- Es imposible. Has de regresar a la Tierra.
- ¡Pues vaya mierda de destino!. ¿Podré elegir país, por lo menos?.

- Piensa que el Universo fue creado para que el hombre creciera. En todos los planetas habitados, hay una proporción exacta de seres humanos y psicópatas. Estos últimos están para crearle problemas al ser humano que, al superarlos, va creciendo y aproximándose al Nirvana, su meta. Respecto a elegir país, me temo que no es posible.
- Es decir - reflexionó Jorge en voz alta -, que habiendo nacido bajo un régimen fascista, vivido y muerto en un régimen fascista, he de volver a sufrirlo...
- Ahora hay democracia...
- ¡Y un cuerno!. Tenemos a los hijos y nietos de los fascistas de la dictadura. Casi preferiría ir al infierno de los católicos.

- Bueno. Hay un nuevo partido que quiere acabar con esos fascistas.
- ¿Tú crees que esa gentuza se quedará de brazos cruzados cuando los echen de sus poltronas?. Antes organizaron una guerra civil y ahora lo volverán a hacer. Y lo que es peor, con el beneplácito del resto del mundo, ya que los demás países tienen regímenes similares y nunca consentirán que en uno de ellos triunfe la verdadera democracia, porqué haría tambalear los privilegios de los mandatarios de los otros países.
- Muy negro lo ves, Jorge. 
- ¿Puedo elegir en qué me quiero reencarnar?.
- ¿Cómo?.
- Si quiero ser hombre, mujer, pájaro, perro...
- Si. Eso si.
- ¿Ha de ser un ser orgánico?.
- No, necesariamente.

- Pues me pido ser una piedra. Concretando más, un canto rodado en el fondo de un río cualquiera.
- ¡Pero no alcanzarás nunca el Nirvana!.
- Ni falta que me hace. Por lo menos seré una piedra.
- ¿Qué quieres decir?.
- El ser humano nunca se conforma con aquellos con quienes se relaciona. Desde que naces, todos intentan forjarte a su manera: los padres, la escuela, la religión, el trabajo, los amigos, la esposa, los conocidos, la televisión, la prensa, la publicidad. Nadie te acepta como eres. Todos están dándote consejos acerca de lo que has de ser, de lo que has de hacer, de lo que has de decir, de cómo has de comportarte...
- Creo que te empiezo a entender - dijo la mujer.
- A una piedra nadie pretende cambiarla. Nadie le reprocha si es grande, pequeña, delgada, colorida, plana. La aceptan tal como es. Y eso es lo que quiero. Que me acepten como soy.

- Pero no tendrás un yo propio. Carecerás de conciencia.
- Lo cual me iguala a esos psicópatas que andan sueltos por el mundo. Eso si. Yo no haré daño a los demás.
- Como quieras.
- Venga. Vamos ya. Me muero de ganas por mi nuevo trabajo. No te tomes, por cierto, en serio lo de "morirme de ganas". Yo ya no puedo. Es una frase hecha.

Jorge cerró los ojos y esperó la transferencia.
- Oye.
- Dime - abrió los ojos.
- Que...
- ¿Que qué?.
- Que te he engañado. No hay reencarnación.
- ¿Cómo?.
- Te estaba gastado una broma - dijo la mujer con cara de arrepentimiento -. En realidad soy tu subconsciente. Y siempre he formado parte de ti.

- ¡Vaya!. ¡Que cachonda la tía!. Y ¿cómo se acaba esto?.
- Simplemente se apaga la luz y tú y yo desaparecemos.
- Me parece la más plausible de todas las alternativas. ¡Vamos a ello!.
- ¡Espera!. Quería decirte que me ha encantado nuestra relación. Que eres un gran tipo. ¡Gracias por estos maravillosos años!.
- ¡Hombre!. Alguien que me acepta como soy. ¡He tenido que morirme para encontrar a alguien como tú!. ¡Gracias a ti!. Ya puedes apagar la luz. Que luego la factura se dispara. A saber cuantas centrales nucleares harán falta para iluminar este recinto. ¡Adiós amiga!.

Jorge volvió a cerrar los ojos y sintió unos labios en su frente.

Luego se apagó la luz.

viernes, 13 de junio de 2014

La fórmula


Isidoro aparcó su coche en una explanada que estaba al lado del pantano. Bajó del vehículo con una cantimplora y se dirigió al embarcadero en el que reposaban varias embarcaciones deportivas. Miró alrededor y no vio a nadie. Sacó el tapón de la cantimplora, notando como se le aceleraba el corazón. Luego volvió a cerciorarse de que nadie podía verle y vertió en el agua el contenido de la cantimplora. Cuando acabó, respiró tranquilo.

Al fin había terminado con la tarea a la que había dedicado los dos últimos meses. A lo que había que sumar los años de su vida que había dedicado a crear, desarrollar y probar su fórmula. Luego vinieron los trámites para patentar su hallazgo, que fue denegado en el registro de patentes con comentarios displicentes acerca de la utilidad de su invento. Fue entonces cuando tomó la determinación que le ocuparía los últimos dos meses. Ideó y puso en marcha un concentrado de su fórmula, soluble en agua, indetectable en un análisis normal, para así extenderlo en la red de agua potable del país. Luego se dedicó a verter su concentrado en aquellos pantanos cuyo caudal abastecía de agua a pueblos y ciudades, tarea que le había hecho recorrer toda la geografía nacional.
Isidoro regresó al coche y ya relajado, lo puso en marcha.
- Tarea finalizada - pensó relajado. Luego salió, camino de su casa.


Los efectos de la fórmula fueron graduales y he de decir que tampoco afectó a toda la población del país. Obviamente no produjo sus efectos a aquellas personas que bebían agua embotellada, principalmente los grupos sociales de mayor poder económico.

El gobierno tardó en darse cuenta de que se estaba produciendo un cambio en la sociedad, a pesar de que solía alardear de estar siempre al tanto de la opinión pública. Quizás el problema estribaba en que para los dirigentes, el pueblo consistía únicamente en la alta sociedad y no en el pueblo llano, prioridad que tantas veces habían demostrado durante la crisis.

Por eso fueron los índices de diferentes agentes sociales los que empezaron a reflejar los cambios. El primero de ellos fue el índice de audiencia de las televisiones que cayó estrepitosamente. El desmesurado aumento de horas dedicadas a navegar por la red de la población también sorprendió a los proveedores de Internet.


- ¿Qué demonios está pasando? - gritó el presidente al colgar el teléfono cuya llamada había interrumpido nada menos que un consejo de ministros -. Me acaba de llamar el director del ABC para decirme que ha vendido menos de mil quinientos ejemplares de su diario. Y los demás directores me han dicho lo mismo. Las ventas de la prensa han bajado casi el noventa por ciento.
- Curioso. Con lo que nos ha costado poner a nuestra gente en la dirección de los periódicos... - ironizó el ministro de cultura.
- ¡Déjate de sarcasmos! - le reprendió el presidente -. El horno no está para bollos. Si solamente fuera la prensa y la televisión... Pero están pasando muchas cosas anormales. La primera es que hace un mes que no hay manifestaciones en todo el estado. Antes teníamos cinco por semana y ahora, de pronto, ninguna. ¿Qué estarán tramando los del 15M?.

- Parece como si el mundo se estuviera volviendo loco - dijo el ministro de interior -. En la última manifestación los antidisturbios, en lugar de disolver a los manifestantes, acabaron filosofando con ellos, haciendo caso omiso de las órdenes de disolver la manifestación.
- A añadir también el montón de cooperativas que se han dado de alta el último mes -añadió el ministro de industria -. Parece como si la gente quisiera montar una economía alternativa. Ha habido un gran aumento de bajas en las compañías suministradoras de gas y electricidad.
- ¿Y de dónde sacan la energía? - preguntó el presidente.
- Se han pasado a la biomasa, a las placas solares o eólica.
- Les saldrá más caro, teniendo que pagar los peajes que les pusimos.
- No. Eso es lo curioso. Se han desconectado de la red y no pagan un solo euro en peajes.
- ¿Y qué hacen con el sobrante de la energía que consumen?.
- Usan acumuladores para guardarla.

- Mi ministerio tampoco se salva de estas anomalías - empezó el ministro de justicia -. Se han reunido a mis espaldas fiscales, jueces y abogados para analizar las leyes que hemos aprobado en esta legislatura y han presentado doscientos cincuenta y siete recursos al tribunal constitucional para anularlas.
- Pero los jefes de la fiscalía y de los principales tribunales los pusimos nosotros para que siguieran nuestras directrices... -protestó el presidente.
- El problema es que lo han hecho a espaldas de nuestros "colocados".
- Pues que los echen de sus cargos.
- Presidente, ya sabe que estas cosas son lentas. Supongo vio que echar al juez que metió en la cárcel al amigo del expresidente nos está llevando muchos meses. Así, durante ese tiempo, los jueces se seguirán moviendo. Incluso han puesto en marcha una asamblea constituyente para redactar una nueva constitución.

- Imagino has enviado a la policía para disolver esa asamblea ilegal - preguntó el presidente al ministro de interior.
- Desde luego que la he enviado - contestó éste -. Lo malo es que en lugar de detener a los jueces, fiscales y abogados, se han añadido a la asamblea y ahora están ayudando a redactar el artículo diez de la nueva constitución. Hoy por hoy nuestro único aliado en la policía es Nuestra Señora María Santísima del Amor.
- ¿Cómo?. ¿Que no han obedecido las órdenes?. ¡Eso es sedición!. ¡Demonios!. ¡Pues enviar al ejército! - saltó hecho una furia el presidente.
- Ya lo hice - dijo el ministro del ejército -. Ahora nuestras tropas también están ayudando con el artículo diez.

- Pero, ¿alguien sabe qué es lo que pasa en este país? - preguntó el presidente. 
- Quizás tengo una pista - dijo el ministro de cultura -. En todas las escuelas, ya sean públicas ó privadas, los profesores están saltándose a la torera los planes de estudios, debido a que los alumnos están ávidos por aprender cosas nuevas. Incluso los alumnos cuestionan las cosas que aprenden. Tienen un cierto espíritu crítico que antes no tenían. Además esta avidez por aprender afecta a la gran mayoría de la población. Precisamente ayer estuve hablando con un psicólogo que está estudiando a algunos sujetos afectados y lo describe como si de pronto se hubiera generado en ellos un vacío mental que les hace sentir una avidez intelectual desmesurada. Los hay que dicen llegar a sentir una sensación dolorosa parecida a la que todos tenemos cuando no hemos comido. Y el resultado es que nuestros ciudadanos están asaltando las pocas bibliotecas que no hemos cerrado con la crisis, o conectándose a Internet para instruirse.

- Pero esa avidez, supongo que tendrá una causa, ¿no?.
- No hemos conseguido dar con esa causa. Quizás sea un cambio genético.
- Pues no nos conviene - dijo el presidente -. Desde que existe el bipartidismo, la incultura ha sido nuestra principal baza para poder gobernar. No podemos permitir que nuestros súbditos adquieran cultura. Señora vicepresidenta, tiene que dar una rueda de prensa explicando que vamos a cerrar Internet por razones de seguridad, al igual que las bibliotecas. Hay que evitar que la gente se instruya, salvo en aquellas cosas que nosotros queramos que aprendan.
- Pero no podemos cerrar Internet a estas alturas, cuando lleva operativo tantos años - indicó el ministro de industria.
- Pues eliminamos los foros, la wikipedia y todo aquello que pueda cultivar a nuestro país. Dejaremos las tiendas que no sean de libros, los juegos y la pornografía.


La vicepresidenta, terminado el consejo de ministros, se dirigió a la sala de prensa, tras dedicar una media hora en preparar su alocución.
Sin embargo la sorpresa fue mayúscula cuando entró en la sala.
No había nadie en la rueda de prensa que había convocado. Quizás el escrito que había en su atril tenía que ver con la razón de ello:
"No hay preguntas, no hay periodistas".



Pasaron los años y los cambios continuaron. Poco a poco fueron desapareciendo los políticos profesionales y con ellos, las ideologías. El pueblo consiguió el poder de participar en las decisiones de su país. La sanidad volvió a ser completamente gratuita, sin restricciones. El plan de estudios de las escuelas fue creado por los verdaderos expertos: los maestros, eso si,  con la ayuda de las asociaciones de padres y sin directriz alguna por parte de los políticos y la verdad, es que fue todo un éxito. La justicia al fin obtuvo medios materiales y humanos y eso propició la fuga de la mayoría de los corruptos del país. Incluso las diferentes comunidades religiosas fueron desapareciendo, a medida que la cultura iba ganando terreno. La mujer al fin consiguió la igualdad por la que tantos años llevaba luchando. Y también los homosexuales. La violencia de género fue desapareciendo y el racismo...


Epílogo.


Es obvio que el poder no podía quedarse con los brazos cruzados. Necesitaban a toda costa mantenerse en sus poltronas con sus prevaricaciones, corruptelas, pelotazos, puertas giratorias y demás trapicheos.
El golpe de estado que prepararon, tenía por fecha - ironías de la vida - un veinte de noviembre. Duró apenas unas horas debido a que los soldados, preferían continuar la lectura del libro que estaban devorando
a salir del cuartel para dedicarse a disparar a sus conciudadanos. No sirvieron las amenazas de los mandos.
Al final fueron los generales, coroneles, tenientes coroneles y comandantes quienes salieron a tomar el Congreso en una gesta que los historiadores llamarían "la conjura de los sebosos", cuya emisión por las distintas cadenas de televisión provocó la hilaridad de todo el país.

- Corre por Internet  - le comento a Isidoro cuando voy a verlo a la clínica en la que tratan su alzheimer - una leyenda urbana, no demostrada de que ciertos animales cuyo hábitat es cercano a ciertos pantanos y embalses, se dedican a robar los libros que llevan las personas que van a pasar el día en sus inmediaciones. 

Isidoro eleva la mirada de sus enormes ojos acuosos desde el suelo hasta mis ojos y se le ilumina el rostro al esbozar una amplia sonrisa.

lunes, 24 de febrero de 2014

La abducción


- Mala cosa. A la larga me va a traer problemas - pensé cuando leí en la prensa que mi proveedor de Internet había sido comprado por una empresa mucho más grande.

A tener en cuenta que uno de los criterios que aplico al contratar un servicio, es la confianza que me merece la empresa. Creía haber acertado, hace años, cuando empecé a trabajar con ellos. El tiempo me lo confirmó. Internet funcionaba sin problemas y las pocas veces que utilicé el SAT, el trato fue impecable.

Y ahora esa empresa se integraba en otra, cuyos antecedentes desconocía. Me puse a buscar comentarios en foros de usuarios de la nueva compañía a la que ahora pertenecía sin haber dado mi consentimiento, por cierto.
El resultado fue descorazonador. Muy pocos usuarios estaban satisfechos con el servicio.

En mi cabeza empezó a rondar la idea de cambiar de compañía y fue la casualidad la que hizo fijarme en un nuevo proveedor - por cierto el mismo que da cobertura a mi móvil, que se pasaba a la banda ancha - proveedor con el que estaba totalmente satisfecho.

Los siguientes meses los dediqué a esperar a que mi futuro ISP terminara las pruebas que estaba haciendo antes de abrir el nuevo servicio. Durante esos meses fui llamado por algún que otro comercial de la empresa que había abducido a mi proveedor de Internet (que desde ahora se llamará XXXXXX), ofreciéndome maravillosas ofertas para mejorar mis condiciones, lo cual me hizo desear aún más en el cambio de compañía.

Tenía y tengo muy claro que las maravillosas ofertas suelen llevar alguna trampa que los comerciales no explican: una permanencia, algún servicio no solicitado que, a la larga incrementa tu factura mensual ó una facturación temporal muy barata que, una vez terminado el período, se convierte en un incremento salvaje del precio del servicio y, esta vez de forma definitiva.

Estoy demasiado bien acostumbrado a que mi proveedor de línea móvil, en lugar de intentar atarme haciendo llamadas para tentarme con "ofertas maravillosas", cambia tarifas (siempre a la baja, por cierto) limitándose a aplicarlas a todos sus clientes y como mucho, te lo comunican con un email, a posteriori.

Al fin llegó el día esperado y esa pequeña compañía (ZZZZZZ desde ahora) dio por terminadas las pruebas y lanzó a la prensa su oferta de Internet. Esperé un poco para ver en los distintos foros como les estaba funcionando el nuevo servicio. Tras verificar que funcionaba, me di de alta en el nuevo servicio.

Un buen día, no mucho después, Internet dejó de funcionar. Saqué el router (obviamente estaba "castrado" para que solamente pudiera usarlo con la propia compañía) y saqué de la caja el nuevo router que había comprado. Lo configuré y ¡voila!, funcionó a la primera con mi nuevo ISP.
Y aquí acabó la cosa. ¡Por fin estaba en una nueva compañía en la que podía confiar!.

Supongo que llegado a esta punto, te habrás preguntado la razón por la que te he contado mi cambio de proveedor de Internet.
Todos hemos pasado por ello y si cada vez que alguien cambia de compañía escribiera acerca de su experiencia, posiblemente los servidores de blogs estarían con sus discos al límite.

Pero la cosa no acaba aquí. No es otra cosa que el principio de una verdadera orgía de despropósitos.

Un mes más tarde recibo un SMS

XXXXXXX informa: Ha resultado impagada la última facturade su servicio ADSL.
Llame cuanto antes para resolverlo al 902 XXX XXX. Horario L-V 8 a 23h.
Sábados 10-18


Me conecto a la web y miro qué facturas tengo pendientes. Solamente una. La del mes de Mayo, la de mi traspaso al nuevo proveedor. Como el cambio se hizo un 25 opto por pagar online.

Tema resuelto. Ya no me van a cobrar más.

Pasa un mes. Otro SMS en idénticos términos. Entro en la web y miro facturas pendientes: me están cobrando Junio.
Llamo al 902 que me indican.
La persona que me atiende me dice que quizás es problema de mi nuevo proveedor de Internet, que no tramitó la baja al cursar el cambio.
Llamo a mi ISP (teléfono gratuíto, por cierto) y le transmito a la persona que me atiende, lo que me ha dicho la chica del SAT.

- Es muy improbable que ocurra eso - me dice -. Cuando tramitamos un cambio, todo va incluído en el paquete. De todas formas voy a pedir que investiguen el caso.

Me quedo tranquilo. Está encauzado el tema. Me olvido de ello.

Un mes más tarde me llama una comercial. Lo sorprendente es que tenía bloqueada la línea para que no me molestaran y me la había colado desde otra.

- Buenas tardes. Soy de la compañía XXXXXX y le llamo para hablarle de una gran oferta que tenemos para nuestros mejores clientes y que consiste...
- Ya no soy cliente de XXXXXX - le interrumpo.
- ¿Perdón?.
- Que hace dos meses tengo la ADSL contratada con otra compañía.
- No puede ser. Aquí me figura como cliente.
- Pues no lo soy. Y empiezo a estar encantado de no serlo.
- ¿No le gusta que le comuniquemos nuestras ofertas?.
- Casi prefiero que hagan como mi proveedor actual. En lugar de explicarme las ofertas llamándome por teléfono, se limita a aplicármelas y luego me lo explica. Y son ofertas sin condiciones.
- ¿Que compañía es?.
- ZZZZZZZ.
- Entonces lo sensato será no insistir. Pero hágame caso. Arregle su situación. Sigue figurando como cliente.
- Muchas gracias.

Me conecto a la web de XXXXXXX. ¡Sorpresa!. Sigo pudiendo entrar en mi área de cliente a pesar de mi teórica baja. Aparecen tres facturas. Como si me leyeran el pensamiento, entra en mi móvil un SMS indicando el impago.

Llamo de nuevo a mi proveedor.

- Está todo en orden por nuestra parte - me indica la chica del SAT -. En estos casos, lo que solemos hacer es enviaros un certificado indicando la fecha desde la que te convertiste en cliente nuestro. Según parece es muy efectivo.
- Bueno. Mándamela, por favor.

Cuando me llega el mail con el certificado, llamo al 902 de XXXXXXXX y le pido a la persona que me atiende que me dé una dirección de correo para que le enviarle el certificado. Me dice que no tienen cuenta de correo y que este certificado ha de enviarse a un fax. Me da un teléfono y el número que he de indicar como referencia.

Al día siguiente redacto un texto explicando mis circuntancias y adjunto el certificado que demuestra mi alta en la empresa ZZZZZZZZ.

Y me olvido del tema. Por fin el asunto está resuelto.

Pasa otro mes...
Y me llega otro SMS:

XXXXXXX informa: AVISO URGENTE: AGOTADO PLAZO PAGO.
En 24H trasladaremos su expediente a nuestro despacho
de Abogados. Evítelo llamando hoy al 902 XXX XXX de 8 a 23h.


Una vez tranquilizado, tras el subidón de adrenalina que me provoca el escrito, me pongo a pensar en los pasos que he de seguir.
Lo primero que hago es conectarme a la página de XXXXXX para comprobar cuántas facturas tengo pendientes, a estas alturas de las cosas. Y, ¡oh cielos!: ya no tengo acceso. Eso me tranquiliza ya que significa que al fin han cursado mi baja, aunque no con la fecha correcta.
Una cosa tengo muy clara. Me niego a pagar un euro más para arreglar una situación que yo no he provocado.

Empiezo a navegar por la web de XXXXXXX buscando una dirección de correo a la que enviar mi queja. A pesar de que existe la obligatoriedad de tener una dirección, ésta brilla por su ausencia.
Todos los teléfonos de contacto son 902 y ya tengo una idea clara de para qué sirven: para hacerte perder el tiempo y cobrar por ello, sin que te resuelvan el problema.

Hay que encontrar otra forma de ponerse en contacto con esa gente.
Sigo dando vueltar por la web. No hay nada.
Ya desanimado, pulso el link de ayuda, para intentar averiguar si hay alguna indicación que me pueda ayudar.

Al desplegarse el menú ayuda, veo una línea que apunta a un foro. ¡Al fin una forma de comunicarse con ellos!.
Me doy de alta en el foro que, afortunadamente, no te exige para ello ser cliente.
Luego me dedico a mirar los diferentes hilos.

Abro un nuevo hilo y escribo un texto explicando mi problema y suplico ayuda. Intento ser muy comedido con las palabras y evito acusaciones y descalificaciones. Vamos. Un texto "exquisito". Pulso "enviar" y me aparece el siguiente mensaje: "Su comentario aparecerá publicado cuando el moderador lo haya autorizado".
Espero un día, dos, tres y el mensaje no aparece.

Hay que cambiar de táctica. He de ir directo a los moderadores.
Ahora se trata descubrir quiénes son los moderadores que seguro, son de la empresa.
Siguiendo diversos hilos, veo que los nics "nombre_ADSL" corresponden a los moderadores del foro.
Busco un moderador al azar y le escribo a su correo las siguientes líneas:

Hola Mariano:

Perdona que te envíe un privado pero tengo un problema que quizás puedas ayudarme a resolver.

El 24/5 de este año traspasé mi línea y ADSL a ZZZZZZZZZ. Aún así XXXXXXXX sigue cobrándome, a pesar de las llamadas que he hecho al SAT para que me solucionen el problema.
Incluso, por indicación de un operador, envié fax, con la referencia 1XX021877, adjuntando mi primera factura con ZZZZZZZZ y la certificación de confirmación de traspaso de la línea.
XXXXXXX me está enviando SMS indicando que, debido a los impagos (posteriores al traspaso) trasladan mi expediente al departamento jurídico.

Si algo he averiguado, es que a través del SAT, no hay forma de que me solucionen el problema.
¿Podrías hacer algo, Mariano?.

Espero tus noticias.
Recibe un saludo.

Mis datos:
DNI: 12345678x
Nombre: Luis
Línea: 933333333
N. Administrativo: 09990001054699


Dejo pasar unos días y, tras una semana sin recibir respuesta, decido cambiar de táctica.
Hay que diversificar. Anoto los nombres de los cinco moderadores y les envío a todos un texto similar al anterior. Quizás alguno de ellos se digne a contestar.
Pasan los días y no hay respuesta.
Al cuarto día me aparece un correo:

Hola, luis,

Lo he revisado y lo he pasado desde el foro con tus datos para que revisen los datos del traspaso, en cuanto obtenga respuesta te informo, un saludo.


¡Al fin!. ¡Un alma caritativa!.

Contesto a su mensaje:




Asunto: La baja que no me cursan

    Buenos días, YYYYY.

    Ayer descubrí que ya no puedo entrar en la Web de XXXXX. Al parecer mi usuario ha sido dado de baja.

    ¿Significa eso que ya está solucionado mi problema?.

    Por favor, confírmame si he sido dado de baja.

    Muchas gracias.

   
   


Re: La baja que no me cursan

    Hola, Luis, sigo pendiente.

    Por si requieren nuevamente la documentación mi consejo personal es que la reenvíes ya al Fax 918882701 junto con tus datos.

    Un saludo.



Envío de nuevo el fax.

Buenas tardes, YYYYYY.

Acabo de enviar de nuevo, ahora mismo, el fax con los datos, el primer recibo de mi nueva compañía y un certificado del traspaso.

Un saludo y muchas gracias de nuevo.

Luis



Perfecto, yo lo pasé desde el foro para que lo revisaran, consta pendiente de tu documentación.

Seguiremos pendientes.



¿Significa eso que no ha llegado el fax?.
Tengo la confirmación de que el fax llegó.


Hola, Luis,

No puedo ver si ha entrado, tardan unos días en registrarlo en el sistema.


OK.

Me espero calladito hasta que me des noticias.

Gracias de nuevo.

Luis


Hola, Luis,

Ya está registrada la solicitud de baja y la están gestionando en los distintos sistemas, espero que esté finalizada en breve.


Muchas gracias YYYYY.

Precisamente ayer recibí carta de XXXXXXX con referencia 009996659 indicando que me van a poner en ASNEF-EQUIFAX.
Espero que esto acabe pronto y, confío, con la fecha del mes 5.

Muchas gracias de nuevo.

Luis

Hola, Luis,

¿En el escrito has incluido algún justificante del cambio de operador?

Hola YYYYY.
 

He enviado la primera factura del nuevo operador y también un certificado del traspaso expedido también por el nuevo operador.

Un saludo.

Luis


Recibo una carta de un bufete de abogados. Evidentemente esa gente va a saco y amenazan con una "acción judicial". Incluso, en el dorso de la misiva, está escrita la copia de la demanda con el siguiente titular:

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA

A continuación aparecen los datos del abogado y su solicitud de JUICIO MONITORIO reclamando 99,99€, con sus correspondientes HECHOS y FUNDAMENTOS DE DERECHO.
Por un momento me planteo la posibilidad de llamar a la Casa Real para ver si pueden echarme una mano, retrasando el procedimiento, como tan bien saben hacer. Incluso pienso en borrar mis discos duros, por aquello de hacer desaparecer las pruebas.
Al final escribo a YYYYY.


Buenas tardes, YYYYY.

Acabo de recibir una carta de IFGF Informes comerciales, firmado por JJ Hefff Moooooo, abogado comunicándome un requerimiento previo a la acción judicial, por importe de 99,91 €.
El número de expediente es :N123456X5091.
Fecha: 26/11/2013
Empiezo a preguntarme si se acabará esta pesadilla algún día.
¿Puedes darme una idea acerca de lo que tengo que hacer?.
Espero tus noticias.

Un saludo y, de nuevo, muchas gracias.

Luis


He dejado notificación en la incidencia abierta 167777313.

Un saludo.




Hola YYYYY.

Otras dos notificaciones me han llegado:

017888502
013888812

Al parecer me llega una carta por factura no pagada y evidentemente, corresponden a los meses en los que tenía servicio del nuevo operador.

Muchas gracias de nuevo.
Un saludo.

Luis

Hola, luis,

Buenas noticias, aceptada el ajuste de las facturas con referencia de registro 168881417. :)

1003666937 42,29€,
1009926659 42,29€,
1013994812 42,29€,
1017926502 42,29€,
1021955834 57,62€,

Un saludo

Buenos días, YYYYY.


¿Significa eso que ya está solucionado el problema definitivamente? 

Hola, Luis,

El ajuste esta aprobado y pendiente de ejecutar en el sistema, he pasado nota desde el foro sobre la reclamación del importe que te están realizando y en cuanto me contesten te digo.


Muchas gracias, YYYYY.

Espero tus noticias.

Luis



Llamada telefónica de XXXXXXX. Se lo comunico a YYYYY.


Hola YYYYY.

Parece que algo se está moviendo.
El viernes pasado me llamó una operadora para preguntarme cuándo me iba bien venir a recoger el router ADSL.
Le indiqué el miércoles de esta semana y nadie ha pasado a recogerlo, Aunque supongo no tardarán en pasar por casa para llevárselo.
De momento lo tengo en una caja, bien protegido, para que no se estropee por el camino.
Supongo que la recogida del módem viene a significar que se van dando pasos en la dirección correcta.

Un saludo.

Luis


Hola Luis,

Me han informado que ya no te van a reclamar el importe y esta todo correcto sin deuda :D, es muy importante que entregues el router, si te es posible ponte en contacto con la empresa de mensajería que te ha llamado, en caso de no localizarlos llama al 952399417 para que generen nueva recogida.

Un saludo.


Hola YYYYYY.


Acabo de llamar al número que me has indicado y ya hemos quedado para que este miércoles vengan a recogerme el router.

Y, tal como dice el título, llegados a este punto, decirte que me has dejado impresionado con tanta ayuda como me has prestado, ya que, estoy seguro, has tenido que mover muchas teclas para ayudarme a resolver mi problema.
Simplemente decirte que te agradezco tanto como me has ayudado. Eres una gran persona y gente como tu son los que hacen que las cosas funcionen en este país.
Ojalá hubiera más personas como tu.

Muchas gracias, de corazón.
Y felices fiestas.

Luis


Hola, Luis,

Ciertamente la situación estaba complicada pero estoy encantado de haber podido ayudar :D.

Agradecerte personalmente tu reconocimiento y desearte igualmente Felices Fiestas.

Quedo pendiente de la confirmación de recogida de tu router.

Un saludo.


Hola YYYYY.


Hace dos horas he entregado el router (18/12). Supongo es el último paso.

Muchas gracias de nuevo y felices fiestas.


Luis

P.S. ¡Sorpresa!. Acabo de encontrar un ingreso en mi cuenta corriente de 42 €.

 
Al fin todo resuelto. Por un lado me ha servido para descubrir el largo y tortuoso camino que tenemos los mortales para solucionar un problema que no ha sido creado por nosotros y que se debe a los penosos protocolos de las empresas para cursar una baja ó un traspaso. Por otro lado, he podido ver que esas empresas se pasan por el forro las normativas que les exigen tener un teléfono gratuito y una dirección de email para reclamaciones.
Y lo peor de todo. NADIE controla esas carencias. Ni un triste organismo de la administración comprueba esas cosas.

La parte positiva de todo eso es descubrir que hay aún personas en esas empresas, capaces de enfrentarse a un problema y seguirlo hasta el final. A eso le llamo profesionalidad.
Aún así no indico el nombre de la persona que me atendió (YYYYY) para evitarle problemas. ¿Quién sabe si YYYYY no sería tildado de "esquirol" por sus compañeros si supieran que se ha comportado como un  verdadero profesional?.

Actualmente estoy encantado con la empresa actual. Por cierto, no te lo he dicho aún. Se trata de Pepephone y cada noche rezo para que no sea comprada por una de las grandes.
Abducida, sería mas exacto. Y lo que es peor: sin contar con la opinión de los clientes.

¿La otra empresa?. Mejor lo deduces tú. Así me ahorro tener que volver a dar trabajo al bufete que quería ponerme una demanda de juicio monitorio.

Pista: es de uno de los tres países que limitan con la península.
Pista 2: un color y una fruta.  

domingo, 29 de septiembre de 2013

Periodismo de verdad




 Acabo de terminar de leer el libro de Marta Sibina i Camps y Álbano Dante Fachín, "Artur Mas: ¿Dónde está mi dinero".
  Su lectura es emocionante. Engancha desde el principio y acabas robando horas al sueño para leer un par de páginas, que acaban siendo un capítulo o dos.
  Sorprende, indigna y enfurece descubrir que las únicas personas condenadas en toda una trama de corrupción sean, a día de hoy, precisamente, quienes la han sacado a la luz.

  Descubrí hace tiempo los vídeos que subieron a Youtube Marta y Albano y empecé a seguir la web de "CAFÈAMBLLET", nombre que, por cierto, tuvo la bondad de promocionar la alcaldesa de Madrid desde Buenos Aires con su famoso "relaxing cup of café con leche". Seguí con interés las vicisitudes del juicio, evidentemente leyendo la prensa no oficial y acabé indignado por la sentencia.
  
  Luego, desde mi indignación, aporté una cantidad para la edición del libro que me ha permitido conocer, no solamente el tinglado de la Sanidad Pública sinó también los malos y buenos rollos de sus autores durante la investigación.

  Como me ocurre con frecuencia, cuando leo determinadas cosas, en mi retorcida mente se van generando ideas, en su mayoría absurdas. Sin embargo, de todo eso que me va surgiendo, descartado lo absurdo, queda algún poso de ideas curiosas.

  En la parte final del libro, aparece el apartado "¿Cómo se puede empezar a investigar?".
Me gustaría aportar mi granito de arena haciendo una propuesta:


   Se trataría de crear un premio: el premio "CAFÈAMBLLET de Investigación".
  El premio podría ser de unos cincuenta mil euros y una hermosa taza conmemorativa.
Me encantaría decir que yo sería el patrocinador de semejante proyecto, pero mi precariedad económica me lo impide.
Sin embargo existe el crowdfunding y estoy convencido de que funcionaría. No creo que haya mucha gente que soporte hoy en día que haya ciertas personas que se lleven el dinero público a manos llenas (salvo aquellos que se lo llevan, claro). Yo estoy dispuesto a aportar mi granito de arena y estoy seguro de que cientos, miles de personas, también.
El reparto económico sería así:

25% para el premio.
50% para gastos para el enjuiciamiento de los ladrones.
25% para construir nuevas cárceles (si esto funciona, se llenarán las cárceles).

  Sería un premio libre de ideologías. Anual. Anónimo, si lo pide el premiado. Y, desde luego, solamente podrían entrar a concurso los casos que no han salido a la luz, aunque podrían aceptarse nuevas aportaciones en casos ya conocidos.

  Hace años leí "el hombre invisible", de Chesterton y descubrí que nuestra sociedad está llena de hombres invisibles: secretarias, chóferes, guardas de seguridad, funcionarios, intérpretes, traductores, camareros... Todos oyen conversaciones y nadie repara en ellos.
Cualquier frase pillada al vuelo puede dar a pie toda una investigación...

Ya sé que parece el cuento de la lechera, pero es bonito, ¿no?.
Y factible. Quizás incluso podría superar a los Nobel.

viernes, 12 de julio de 2013

¿Quién es Ellsworth Toohey?




A lo largo de la vida he ido conociendo a personas que se ajustan mucho a las descripciones que muchos escritores han ido haciendo en sus libros de sus distintos personajes.

En la vida real he conocido a alguna señora Pegotty, a demasiados Uriah Heep (seguro que has pensado en Marhuenda al leer este nombre), Steerforth, todos ellos personajes del libro "David Copperfield", de Charles Dickens. ¡Que bueno es Dickens con sus descripciones!.

Sandor Marai hace un retrato impecable de Henrik, un general militar en el libro "El último Encuentro". Todo un carácter que he podido reconocer en personas de la vida real.

Podría tirarme horas analizando personajes literarios cuyos caracteres, actitudes y forma de ser, encontramos en nuestras relaciones cotidianas.
Sin embargo me gustaría hablarte de un personaje que, por su carácter, tiene relevancia especial hoy en día.
Y más aún si tenemos en cuenta que la novela que retrata a este personaje fue escrita en 1943.

Se trata de una novela de Ayn Rand: "El Manantial".
En su día, desde mi otro blog ya hablé de dicho libro, fijándome en su protagonista, Howard Roark.

Por si no has leído el libro y no has visto la película, Howard Roark es un arquitecto con ideas innovadoras, que se niega a construir siguiendo los cánones de la época, por lo que se enfrenta a una gran oposición social.

El líder de esta oposición es Ellsworth Toohey, un hombre que escribe en el periódico una columna de opinión que, con el paso del tiempo, le va convirtiendo en una persona cada vez más influyente en Nueva York.

A través de sus escritos va encumbrando a personas mediocres, para convertirlos en los mejores de su profesión, lo que les convierte en rehenes suyos, dado que estas personas deben su éxito profesional y su continuidad en la cumbre de su profesión, a esa columna de Ellsworth Toohey.

¿Para qué se dedica Ellsworth Toohey a aupar a gente mediocre?.
Casi sería mejor que le dejemos a él explicarlo. Para ello extraigo sus propias palabras de la película "El Manantial", que Ayn Rand supervisó personalmente para que no se perdiera el espíritu de su libro.


- ¿Qué crees que es el poder?, ¿látigos?, ¿armas?, ¿dinero?. Para poder convertir a un hombre en esclavo hay que romper su espíritu, anular su capacidad de pensar, amarrarlo, enseñarle a conformarse, a estar de acuerdo, a obedecer, así lograrás rodear su cuello con una cadena. Hace años que me oyes predicarlo pero no has tenido la inteligencia de saber escuchar. ¿Por qué crees que denuncio a los grandes y alabo a los mediocres como tú?. A los grandes hombres no se les puede gobernar. ¿Por qué predico el auto sacrificio?. Si matas el sentido del valor personal del hombre, se someterá. ¿Se le puede hacer eso a Roark?. No. Entonces no me preguntes por qué quiero destruirle.

Curioso, ¿no?. ¿No te resultan familiares estas palabras?. ¿No te parece que la forma de actuar de Ellsworth Toohey se está repitiendo con mucha frecuencia hoy en día?.

Cuando parecía que la sociedad de los mediocres estaba bien asentada en nuestro país, llega una crisis y lo estropea todo. Empiezan a aparecer brotes por todos lados de personas que piensan, que son críticos con su realidad y que salen a la calle a gritar aquello que no les gusta.

Y los Ellsworth Toohey que hay en todos los partidos políticos se las ven y se las desean para controlar la situación que se les está yendo de las manos: incluso los tontos útiles que habían sido ascendidos a puestos relevantes en los partidos, muestran su mediocridad diariamente, cuando intentan solucionar las muchas brechas que aparecen en el casco de sus naves.

No es buena época para los muchos Ellsworth Toohey que, hasta ahora, han campado a sus anchas.

Lo peor de todo es que esos Ellsworth Toohey no saben que, en realidad, son tontos útiles para otros Ellsworth Toohey, aquellos que, en realidad, manejan el cotarro.

Acabo. No deja de ser sorprendente que todo un carácter como el de Ellsworth Toohey, magistralmente creado por Ayn Rand, pase desapercibido, a pesar de lo fácil que es encontrar gente de su calaña.